Noticias CIESPAL


,

Seminario Bolívar ECHEVERRÍA realizó homenaje a Zygmunt BAUMAN

Con las intervenciones de Julio PEÑA Y LILLO, Director del Seminario de Pensamiento Crítico Latinoamericano Bolívar ECHEVERRÍA; David CHÁVEZ y Karen ANDRADE, docentes de la Universidad Central del Ecuador, se realizó el conversatorio “Amor, producción y consumo desechables. Homenaje a Zygmunt BAUMAN”, en el que se abordaron los principales planteamientos de este autor sobre los conceptos de la Modernidad y el Amor Líquidos.

Para Julio PEÑA Y LILLO, la globalización ha ido diluyendo instituciones como: el Estado-Nación, la familia, el empleo, así como el compromiso de la política con la comunidad. “Es una dinámica que buscar mantener  la vía libre para la circulación de mercancías, por sobre los intereses sociales o el bien común”.

Por su parte, Karen ANDRADE habló sobre el principio de Comunidad, el cual comprende una búsqueda de sentirnos acompañados, de complementarnos y de poder reflejarnos en el otro. En cuanto a las relaciones sentimentales, estas, según la autora, son cada vez más líquidas, más instantáneas. Finalmente, David CHÁVEZ aseguró que hay una ruptura del vínculo social en el paso de la sociedad sólida a la líquida. La primera de ellas que se expresa en una sociedad de productores, mientras que la segunda es de consumidores.

Este encuentro permitió sacar a la luz la transición de la modernidad sólida hacía la modernidad líquida y detalló como esta modernidad líquida se relaciona en nuestros días directamente con la presunta defensa de la libertad individual, y su creciente desregulación o “flexibilización” de mercados y puestos de trabajo, lo cual ha desposeído a los antiguos Estados-Nación de su capacidad para intervenir frente a los poderes económicos globales. No hay pautas estables ni predeterminadas en esta versión privatizada de la modernidad. Lo público se desvanece, ya no existe como sólido y el peso de la responsabilidad del fracaso cae total y fatalmente sobre los hombros del individuo.

El reto que se abre de las reflexiones desplegadas en el Seminario de Pensamiento Crítico Bolívar Echeverría radica entonces, en la capacidad que tengamos como sociedad o como comunidad de recuperar los valores humanos como son: la solidaridad, la complementariedad, el respeto a la alteridad. La revolución pasa directamente por la salida de la sociedad exacerbada del “consumo luego existo”, y en el reposicionamiento del ser humano y de sus necesidades en el centro de las preocupaciones económicas y políticas.

El amor también debe ser incluido, debe y merece ser rescatado, y comprendido como un acto de creación conjunta, como una apuesta, como un compromiso que no puede verse cercenado por los ritmos que nos imprime la producción y el consumo de una sociedad desechable. El amor es un riesgo que nos demanda coraje, el sexo una necesidad que puede ser aliviada pero que no subsana el sentimiento de soledad.

Comentarios cerrados, pero trackbacks and pingbacks are open.

Go Top